La Virgen de las Escuelas Pías, artígo de José Cerdeiriña.

¡Máter Admirábilis!, Ricardo G. Vicente y Rivado.

En la Audiencia. (De una parte D. Juan Taboada como acusador privado y, de otra, en calidad de defensor de los procesados, nuestro convecino Sr. García Velasco).

EL TAMEGA ano XVII, num. 841, 29 outubro 1914