La Reforma Municpal.

El Sr. Oterino rompe el silencio

¡AY QUE MIEDO!

¿Porque se calla la segunda parte, relativa a que el Sr. Delegado conminó con la cárcel al Sr. Oterino si no ingresaba en las arcas municipales el importe de unos giros oredenados indebidamente por él siendo presidente del ayuntamiento de Verín?

> > HORAS ACIAGAS, de El Sastre de Caldeliñas

>> DE LA HOJA DE UN CALENDARIO MOMENTOS AMARGOS.

DANDO FACILIDADES.

Boda distinguida.

La vieja y la nueva semilla, de F.

“¿Pensais que sólo de la paja gusto? Pues dadme grano que vereis como lo como”.

En favor del cabo Justo.

NUEVO TAMEGA ano XXVI, num. 1389, 25 xaneiro 1924