Los ferrocarriles complementarios del de Orense a Zamora. EL DE VIGO A GINZO Y VERÍN.

Los ferrocarriles estratégicos de frontera, de los cuales Francia y Alemania, sobre todo, nos dan vivo ejemplo, son el mejor medio de neutralizar los ferrocarriles de penetración del país enemigo; de hacer eficaces las ventajas de una cobertura densa y rápida, que protejida por la aviación, se convierta en muralla humana inexpugnable […]

[…] tienen, además, la ventaja de ser líneas avanzadas para preparar la invasión; vanguardias que obstaculizan, con sus pequeños choques y escaramuzas el copo de los puestos aprovisionados por la vía férrea, y defensas de todas las líneas estratégicas colocadas a vanguardia.

INSISTIENDO. EL F. C. Orense Zamora y la villa de Ginzo de Limia, de L. A. G.

«Hay obstáculos y obstáculos pecuniarios; pero esos obstáculos se vencen pensando con la sensatez de un hombre y no con el egoísmo de un mezquino interés particular».

Más yo pregono desde estas columnas, convencido de la realidad, que Ginzo de Limia es altruista y que pospondrá los sacrificios necesarios para la obtención del bien común, cuya primera demostración nos la da el alcalde, a quien gallardamente miran con entusiasmo todos sus convecinos, que están dispuestos a apoyarle en esta cuestión con arrojo y sin reservas.

Queremos el F. C de Orense-Zamora con su variante porque amamos la cultura y el progreso.

La  fiesta de la raza, Antonio Prado Míguez.

Es— dícese— la raza hispano-americana, la gran familia de habla española, que se extiende de confín a confín por todos los ámbitos del planeta. 

¿Qué hace esa gran familia por la civilización, por la industria, por el comercio, por el progreso, en fin, de sí misma y de la humanidad?

¿QUIÉN CENSURA? A los insignes y laureados poetas, con firmas seudónimas, Sres. Carrapito y Coupito. Arturo Benito y silva.

¡Aquellos a quienes ellos censuran le llaman berzas!

Infelices, desgraciados, no pongais vuestro nombre en las sandeces y barbaridades censureras, sobre todo en lo que toque a literatura, porque hareis levantar a Francisco de Quevedo de Villegas y Espronceda, del sepulcro donde se encuentran metidos aquellos inspirados cuerpos […]

PARODIA, de C. Baladrón. 

“No quiero ser más poeta

sólo deseo la caza

y una gorda calabaza

Un perro y una escopeta”

NUEVO TAMEGA ano XXVII, num. 1475, 23 outubro 1925